67.8° F / 19.9° C

Periodico Quincenal | Tortuguitas | Malvinas Argentinas | Edición digital

 

 

Belgrano Norte ( 24/6/2018 )
UN MES SIN TRENES
El parate afecta a miles de usuarios que se ven obligados a optar por colectivos colapsados. Silencio de los responsables y poca información en torno a un tema invisibilizado.

El paso de un carguero, por la estación de Tortuguitas

El parate del Belgrano Norte ya lleva un mes. Demasiado para un tren que resulta fundamental para las zonas por las que pasa, en especial para las más alejadas de la cabecera Retiro. Un verdadero despropósito, producto de la imprevisión, irresponsabilidad y desidia de los responsables de la mega obra de remodelación de las estaciones.

Mientras tanto, el servicio sigue segmentado: Villa Rosa-Del Viso, por un lado; Munro-Retiro, por el otro. Mientras tanto, la incertidumbre y la escasa información.

Sobre la continuidad de tremendo desaguisado se sabe poco y nada. Porque los medios nacionales han invisibilizado el problema. Y porque Trenes Argentinos Infraestructura y el Ministerio de Transporte de la Nación -es decir los máximos responsable de todo esto- tampoco informan.

La última comunicación oficial fue el 12 de junio. Ese día -a la vez que se anunciaba la reanudación del servicio entre Villa Rosa y Del Viso- se informaba que "en las primeras semanas de julio" (así, sin precisar qué día) podría volver el servicio completo. También se refirió, sin mayores precisiones, que en unos días se ampliaría el segmento Villa Rosa-Del Viso hasta Villa de Mayo. Después de eso no hubo más comunicaciones. Ni una palabra.

Pero quizás lo más grave de todo esto es que no se advierte en las estaciones lo que sería esperable: un ritmo de trabajo a destajo, "contrarreloj", de día y de noche, como suele hacerse cuando se afectan servicios tan necesarios.

Apenas se ven grupitos de personas, asegurando algún parante, o pintando rayas amarillas, o barriendo. Y eso no siempre. Por largas horas, los andenes tubulares quedan en la más absoluta inmovilidad. Como si a nadie pareciera urgirle que el servicio vuelva.

Mientras tanto, miles de usuarios siguen al borde del colapso. Gente que tarda cuatro horas en llegar a su trabajo o lugar de estudio. Y otras tantas en volver. Gente, incluso, que perdió trabajos. Que viaja en colapsadas líneas de colectivos, gastando más. Gente que descansa menos, que se estresa más.

Y en medio de todo eso, los máximos responsables, el ministro de Transporte Dietrich y el titular de Trenes Argentinos Infraestructura Fiad, como si nada. Repartiendo sonrisas en las redes sociales... "Haciendo lo que hay que hacer".

Luis Melillo







www.tiempodetortuguitas.com.ar