Periodico Quincenal | Tortuguitas | Malvinas Argentinas | Edición digital

 

 

Malvinas Argentinas ( 9/4/2019 )
APUNTES DE UNA SESIÓN PICANTE
En el último encuentro del legislativo local abundaron los contrapuntos políticos. Algunos, entre oficialismo y oposición; otros, por diferencias internas de Cambiemos.

En la sesión del último jueves abundaron los contrapuntos políticos. Algo que tiene su lógica si se tiene en cuenta que entramos a pleno en el año electoral. Los hubo entre oficialismo y oposición, pero también entre oposición y oposición, ya que las diferencias internas de Cambiemos saltan a la luz a cada paso.

Desde el oficialismo no dejaron pasar los videos del exintendente Cariglino pidiendo a los vecinos que voten lo que sea pero que en Malvinas lo voten a él. Las imágenes mostrando la cara más descarnada y egoísta del exBarón habían explotado en las redes unas horas antes y fueron aprovechadas por la bancada de Unidad Ciudadana.

Varios concejales de Nardini le pidieron al bloque del Cambiemos cariglinista una aclaración: "que informen a quién responden ustedes ya que el candidato que tienen pide votar por cualquiera", según se dijo.

"Estoy desconcertada, no sé si son un bloque ni a quién responden", ironizó Carina Pavón. Y en la misma línea se sumaron otros compañeros de bancada, como Claudio Gómez, que los definió como "bloque multipartidario". El más ocurrente fue Ariel Fernández, del Movimiento Evita: "Cariglino practica el poliamor político", apuntó.

Pero no solo el oficialismo fue a la carga. Desde el sector del Cambiemos no cariglinista aportaron lo suyo. El macrista Néstor Marcote salió a defender críticas al gobierno nacional y aprovechó para meter una chicana al bloque C: "Como siempre voy a asumir la responsabilidad de defender a mi gobierno, orgulloso de representar sus banderas en soledad". Aludía así al silencio sistemático que el bloque de los Cariglino enarbola ante cada ataque a Macri o Vidal. Como si se tratara de algo ajeno al espacio.

Pero esta vez fue tanta la presión que Maximiliano Cariglino -sobrino y presidente del bloque Cariglinista- tuvo que romper su habitual apatía para aclarar, en su rol de presidente de la bancada, que "pertenecemos a Cambiemos y defendemos a nuestro presidente". Su afirmación recibió sonrisas y aplausos irónicos del oficialismo.

El otro cruce fuerte fue interno de Cambiemos. Se dio cuando la concejal cariglinista Segovia se refería a un incidente en la plaza Güemes de Sourdeaux y se quejaba de haber sido víctima de "métodos violentos", aunque no precisó demasiado a qué se refería y solo acotó que "nos llenaron de remeras y banderas". El primero en contestarle fue Marcote. El edil hizo referencia al apriete que denunció haber recibido del secretario de Segovia, el exconcejal Chango Gómez y aludió a amenazas telefónicas. "En vez de esa miradita sobradora usted tendría que denunciar los hechos en la Justicia y después mencionarlos acá", le dijo mirándola a los ojos. No fue el único trato destemplado de Marcote hacia la concejala: más adelante, le recomendaría "leer mejor los proyectos", luego que Segovia criticara un proyecto para regular la actividad deportiva en los espacios.

El clima ríspido llevó a que el concejal Fernando Schachtl pidiera hacia el final "elevar el nivel de discusión con mayor respeto". El presidente Carlos Herrera recogió el guante y prometió la convocatoria de una reunión con los presidentes de cada bloque. "Para terminar con los excesivos protagonismos", puntualizó.

Luis Melillo









www.tiempodetortuguitas.com.ar