77° F / 25.0° C

Periodico Quincenal | Tortuguitas | Malvinas Argentinas | Edición digital

 

 

Malvinas Argentinas ( 7/3/2018 )
"SE VIENE UN AÑO MUY DURO"
Fabián Pecarrere, referente de CACEIMA -la cámara que nuclea a comercios y pymes del distrito- repasó la actualidad de la entidad y la situación que atraviesa el sector.

Aunque en la actualidad ocupa la vicepresidencia, Fabián Pecarrere -polvorinense de nacimiento, comerciante- es el referente de Caceima, la Cámara de Comercio, Empresarial e Industrial de Malvinas Argentinas. La entidad surgió en plena crisis de comienzos de los 2000, como una manera de superar el viejo esquema de cámaras comerciales que existían en las localidades, dominadas por la inacción.

"Yo formé parte de la Cámara de Los Polvorines, como socio y como parte de la comisión. Después me retiré y en la crisis de 2001 volví porque estaba convencido que había que trabajar por un cambio", apunta Pecarrere.

"Empezamos a organizar cosas como comerciantes, por afuera de la Cámara Organizamos el ‘compre Polvorines' o ‘la oferta imposible'. Costó mucho pero fuimos avanzando y cada vez se fueron sumando más comerciantes hasta que llegamos a sortear un cero kilómetro".

-¿Cuándo deciden fundar CACEIMA?

-En 2009 hubo un intento de unir la Cámara de Los Polvorines con nuestro grupo. No se pudo porque la intención era coparnos como grupo y exterminarnos. Cedimos a lo que nos pedían pero igual no se logró. Ahí decidimos fundar CACEIMA, con comerciantes de todo el distrito. Hoy contamos con 700 socios y participación en FEBA y CAME.

-¿Fue fácil unir a los comerciantes de las distintas localidades? Hacer coincidir en un mismo espacio a un comerciante de Nogués con uno de Tortuguitas o de Los Polvorines...

-Es fácil porque más allá de cuestiones de infraestructura después tienen todo en común... Desde la discusión por las tarjetas de créditos, la seguridad, el alumbrado, las veredas. Las necesidades son comunes a todos. Hemos actuado ante cortes de Edenor, que provocan problemas para abrir o cerrar cortinas metálicas y pérdidas en alimentos perecederos. O reclamos a la Provincia y al municipio por seguridad. Son temas comunes a todos.

-¿Cuántos comercios estiman que hay en Malvinas Argentinas?

-Nosotros estimamos que son unos 8 o 9 mil comercios y pequeñas empresas. La mayor parte están en Los Polvorines y Grand Bourg. Generamos muchos empleos y muchas veces no somos tenidos en cuenta. Hace un tiempo vino el ministro de Economía provincial y justamente le reclamábamos el olvido que hay respecto a los centros comerciales.

-¿Cuesta hacerle entender al comerciante la importancia de una entidad que los representa?

-A veces sí, es como que hay que vencer el descreimiento que viene de años. Hay que romper con todo eso pero se va avanzando, la verdad que tenemos buena recepción. La gente busca referenciarse en la institución y es algo que estamos viviendo con el proyecto de renovación de las marquesinas. Lo importante es avanzar con el ejemplo y poder mostrar resultados como la renovación de veredas ayuda mucho.

-Tuvieron que vivir una transición que fue histórica en Malvinas, el cambio de gestión después de 20 años... ¿cómo fue eso?

-Fue fácil. Tuvimos la suerte que Nardini nos haya visto como una de las instituciones consolidadas del distrito y haber tenido la humildad de acercarse a decir ‘qué podemos hacer por el comercio'. Fue la oportunidad que teníamos de presentar nuestros proyectos, como la reestructuración de los centros comerciales. Y de ahí nació el ofrecimiento a CACEIMA de la dirección de Habilitaciones, que hoy ocupa un dirigente nuestro, Aldo Rigobello.

-Ahora que ya está avanzada, ¿cómo ven la obra en los centros comerciales?

-Hasta acá lo vemos perfecto. La obra está muy avanzada en Los Polvorines y en Grand Bourg es un poco más lenta porque se hacen también las cloacas. Pero la obra nunca paró.

-El cobro de servicios les permitió un gran movimiento de público en la sede de Los Polvorines...

-Más que nada lo pensamos como un servicio a la comunidad. Fue posible por un convenio que tiene CAME con Provincia Net, por el cual las cámaras se ofrecen como bocas de cobro. Lo vimos viable y lo hicimos para dar un servicio al socio y la comunidad. Y a través de un convenio con ARBA, en nuestra sede sellamos cualquier tipo de contrato.

-¿Cómo evalúan la situación actual del pequeño y mediano comercio y las pymes?

-Creo que se viene un año muy duro, tanto como el 2017. Por la experiencia que tenemos sabemos que las políticas desplegadas determinan inflación y recesión. El comercio lo está sufriendo y todos estos temas los vivimos en la Cámara. En momentos de crisis toma más sentido una institución como la nuestra para no aislarnos y enfrentar mejor la crisis, planeando estrategias comerciales.

-¿Cómo manejan el tema político internamente?

-Tratamos de no hablar, para que no se contamine. Sabemos qué piensa cada uno, por eso tratamos de no gastar energías y dejar esas discusiones para el café. Tratamos de concentrarnos en nuestras órdenes del día, que son bastante largas.

-¿Cómo evalúan la gestión de Nardini?

-Es un intendente joven, con mucha capacidad intelectual y física. Está cumpliendo promesas y en lo que nos atañe a nosotros se han cumplido. Una gestión joven y linda y, hasta acá, prometedora.

-Como dirigente, ¿pensó alguna vez incursionar en política? Incluso, ocupar lugares para llevar la voz del sector que representa...

-No lo pienso. A veces dan ganas porque tenemos esta cosa participativa, pero no es algo que tengamos pensado. Tenemos que trabajar para que llevar a la institución lo más alto posible. Me ha pasado de tener propuestas, me halaga, pero no sé si estoy preparado. Yo estoy para sumar.

Luis Melillo







www.tiempodetortuguitas.com.ar