58.3° F / 14.6° C

Periodico Quincenal | Tortuguitas | Malvinas Argentinas | Edición digital

 

 

Malvinas Argentinas ( 25/9/2012 )
LOS VÍNCULOS CON LA PATOTA
El municipio de Malvinas Argentinas reconoció que 4 de los acusados de participar de las agresiones en el hospital Pediátrico, el 5 de junio, son becados y empleados municipales. Un dato que complica al intendente Cariglino.

Cariglino, durante su irrupción en la reconstrucción judicial que encabezó el fiscal

La investigación por las golpizas del pasado 5 de junio frente al hospital Pediátrico de Malvinas Argentinas, que sufrieron familiares de víctimas por presunta mala praxis, periodistas y manifestantes en la frustrada segunda marcha de reclamo por la muerte de la niña Celeste Morales, aportó un dato significativo, que complica la situación del intendente Cariglino.

El fiscal Santiago Camiñas - titular de la UFI 23, que tiene a su cargo la investigación - había pedido el mes pasado que el municipio informe si un grupo de personas, entre ellas una mujer, tiene algún vínculo con el municipio. Que indique "Si son empleados del municipio y/o beneficiarios de alguna beca o beneficio social", le pidió el fiscal en un oficio enviado al jefe comunal.

La lista del funcionario judicial incluía a Walter Roberto Pereyra, Irineo Sosa, Ramón Yuste, Nelson Alberto Crespien, Adrián Marcelo Bojorque, Horacio Pérez y Marcela Renee Benítez. Todos fueron sindicados por las víctimas como participantes de la patota agresora frente al pediátrico.

Unos días después, desde el área de Recursos Humanos del municipio se confirmó que 4 de ellos cobran del municipio, y que otro es beneficiario del programa Argentina Trabaja. El beneficiario del programa social es Irineo Sosa, de Pablo Nogués. Los empleados municipales, apuntados por las víctimas, son Pereyra, Yuste, Pérez y Benítez.

Walter Pereyra es el de mayor jerarquía. El municipio admitió que ocupa el cargo de subdelegado del Pañol de la delegación de Los Polvorines. Su legajo es el 56078. Ramón Yuste es de Pablo Nogués y tiene legajo 53734. Figura como coordinador y administrativo de la subsecretaría de Gobierno, que hasta hace un tiempo encabezaba Jorge Lopresti.

Después siguen Horacio Pérez (legajo 57280) y Marcela Benítez (legajo 57279). Ambos son pareja y viven en Grand Bourg, en las cercanías de la plaza Fuerza Áerea. Pérez recibe una de las polémicas becas, con las que el aparato cariglinista solventa su estructura, y que sirven tanto para pagar a los equipos de las pintadas y las fuerzas de choque, como para comprar voluntades políticas. Según Recursos Humanos, Pérez es "administrativo" en la delegación Grand Bourg Norte, lo mismo que su pareja Benítez. La realidad choca con estos datos.

Pérez, conocido como "Terremoto" o "Terry", maneja un grupo para las pintadas, que puede mutar en fuerza de choque si las circunstancias lo requieren. El grupo firma sus pintadas con el sugestivo nombre de "Los Terribles". Pérez, criado en el barrio Los Ángeles de Tortuguitas, también realiza tareas de seguridad en los eventos que hace el municipio. Fuentes del cariglinismo aseguran que "trabaja" para Diego Cariglino, sobrino del intendente y actual secretario de Gestión de su gabinete.

Últimamente se lo ve movilizarse a bordo de una camioneta Ford Ranger último modelo, azul. A nadie le consta que vaya a la delegación de Grand Bourg Norte a hacer tareas "administrativas". Lo mismo ocurre con su pareja Marcela Benítez, quien trabaja en su comercio, un almacén ubicado frente a la plaza mencionada.

Los datos complican al intendente Cariglino, porque podrían ser la punta que el fiscal busca para probar que las agresiones partieron de grupos organizados desde el aparato cariglinista. Las víctimas, vale recordar, no solo fueron golpeadas, sino también robadas.

La revelación tuvo una gran repercusión mediática en el último fin de semana, a partir de su publicación el domingo, como nota de tapa, en el diario de circulación nacional Tiempo Argentino.

POLICÍAS EN LA MIRA

Por otra parte, el fiscal también intenta determinar la responsabilidad de los efectivos de la Bonaerense que estuvieron el día de las agresiones. Las víctimas aseguran que tuvieron una actitud complaciente frente a la violencia. Entre los policías que están siendo investigados se encuentran el comisario de Grand Bourg, Marcos Vera, el subcomisario Javier Lemma, y el jefe de calle, Juan Carlos Gloss.

 






www.tiempodetortuguitas.com.ar