58.7° F / 14.8° C

Periodico Quincenal | Tortuguitas | Malvinas Argentinas | Edición digital

 

 

Malvinas Argentinas ( 28/2/2017 )
LLUVIAS, FALENCIAS Y CAMBIO DE ACTITUD
El temporal del martes 21 volvió a mostrar las falencias del distrito en materia hidráulica, tras años de negacionismo cariglinista. Un cambio de actitud para visibilizar la problemática. El caso Tortuguitas.

Nardini el día de la lluvia, en una casa inundada de Pablo Nogués

La crisis que desató el temporal de lluvia del martes 21 -cuando en pocos minutos cayeron unos 80 milímetros de agua- volvió a mostrar las falencias que tiene el distrito en materia hidráulica. Queda claro que es mucho lo que falta resolver en un rubro en el cual los 20 años de Cariglino hicieron poco y nada.

Repasemos: la gestión Cariglino se vio favorecida en los primeros años por la canalización de arroyos -el Basualdo y el Claro- encarada desde el Ente del Conurbano, en épocas de Duhalde gobernador. Y muchos años después, por el entubamiento del Darragueira, que hizo el gobierno de CFK.

El resto de los problemas de anegamiento fueron desatendidos. Con un agravante: la gestión Cariglino siempre intentó invisibilizarlos. Este cronista recuerda rimbombantes gacetillas de prensa tituladas al estilo "En Malvinas Argentinas no hubo inundados por las lluvias" o los discursos de Cariglino en los que no se hablaba del tema. Un negacionismo absurdo que alejó las soluciones.

Otra manera de invisibilizar fue excluir de la agenda de prioridades obras como el saneamiento de la cuenca del arroyo Garín, que si bien excede a los municipios, deben ser los intendentes los encargados de reclamarlas ante las instancias que correspondan.

Nardini enfrentó el martes 21 su primera crisis fuerte por lluvias. Su inmediata recorrida por los lugares más afectados muestra un cambio de actitud. Lejos de invisibilizar o de negar el problema, la presencia del máximo responsable de la gestión municipal en los focos de conflicto es fundamental. Un intendente encerrado en su despacho y poco afecto a salir -tal el estilo Cariglino- difícilmente logre dimensionar correctamente los problemas, por más que le cuenten.

Por último, este cambio de actitud no alcanza si se queda solo en buenas intenciones. Al ejecutivo le cabe tomar nota de las falencias y encarar las obras necesarias para lograr un distrito sin vecinos inundados.

EL CASO TORTUGUITAS

Un caso aparte es el caso de Tortuguitas, que colapsa con cada desborde del arroyo Garín. En este caso hay una sola solución, el saneamiento integral de la cuenca, que involucra a tres distritos. Es una obra que financieramente excede largamente a los municipios. Debe ser encarada por Provincia o Nación. Sí les cabe a los intendentes la responsabilidad de mover los resortes para que la obra salga. Es un buen momento para hacerlo en conjunto, teniendo en cuenta la buena relación que prima entre Nardini, Sujarchuk (Escobar) y Ducoté (Pilar).

Luis Melillo

El centro de Tortuguitas, inundado por el desborde del arroyo Garín











www.tiempodetortuguitas.com.ar