58.5° F / 14.7° C

Periodico Quincenal | Tortuguitas | Malvinas Argentinas | Edición digital

 

 

Los Polvorines ( 18/6/2017 )
FUE A VISITAR A LA HIJA Y SU EXSUEGRO LE DIO UN MACHETAZO
Pelea por restablecer el vínculo con su hija. El jueves fue al primer encuentro de un régimen de visitas acordado con su expareja y terminó herido. Lo viralizó para que se sepa su lucha.

Herida. Así quedó el brazo de Alejandro tras el machetazo

Alejandro tiene 28 años y vive en Los Polvorines. Hace un tiempo, comenzó una relación de la que nació la que es su única hija, que hoy tiene 2 años. El proyecto de la pareja naufragó y sobrevino la separación. Desde entonces, empezó un sinuoso camino en el que lucha para que se respeten sus derechos de padre, "y los de mi hija, de tener a su padre", según él mismo explica.

Hace una semana la expareja acordó ante la justicia un régimen provisorio de visitas, por el cual el padre podía estar con la niña dos veces a las semanas, unas horas. Al acudir al primer encuentro, la situación derivó en un episodio de violencia cuando su exsuegro le dio un machetazo que le produjo cortes en un brazo. "Lo puse para defenderme porque el golpe iba a mi cabeza", narra el joven. Después de hacer la denuncia decidió viralizar su caso: "Lo hice porque agoté todas las instancias habidas y por haber. Intenté a través de la Justicia resolver mi problema, que es restablecer el vínculo con mi hija y todavía no tengo respuesta. Es una problemática que enfrentan muchos padres, recibí muchos mensajes de otros que pasan lo mismo que yo. Se sufre mucho", explica Alejandro, quien -según refiere- ya había sufrido antes amenazas y agresiones desde el entorno familiar de su expareja.

-¿Qué instancias son las que fuiste agotando?

-Primero, el año pasado, fui a la subdirección de Garantías y Derechos Humanos de la municipalidad de Malvinas Argentinas, y ella nunca compareció. Después de hacer varias denuncias en la fiscalía por impedimento de contacto recurrí al Juzgado de Familia 3 de San Martín y ahí tampoco respondió a las citaciones. Ella demostró cero interés por resolver este conflicto y me vi obligado a hacer un juicio para que la Justicia resuelva. Mientras tanto, mi abogado presentó un recurso para pedir un régimen provisorio de visitas, hasta que resuelva.

-¿Estás dispuesto a seguir reclamando tus derechos o a veces te sentís al límite de tus fuerzas?

-Hoy me siento más fuerte que nunca. Voy a seguir luchando por mi hija. No es solo por mis derechos, también son los de ella. Acá se violan los derechos del niño porque obstruyen un vínculo y la dañan psicológicamente. Soy un padre presente que ama a su hija y que quiere criarla como lo hace la otra parte.

-En todo este proceso, ¿sentiste alguna vez alguna discriminación de parte de la Justicia?

-Siempre me atendieron muy bien el juzgado y de mi parte siempre cumplí con cada paso que la Justicia me indicó. Pero la lentitud de la Justicia lleva a estos problemas. Todo se dilata, los padres sufren, los menores sufren y sufre todo un entorno. Quizás si el reclamo fuera de la otra parte se accionaría con más rapidez.

Para terminar, el joven reflexiona: "No quiero tener problemas con nadie, solo quiero restablecer el vínculo con mi hija. Hace mucho que no la veo y sufro todos los días. Nunca tuve cumpleaños ni días del padre con ella, ni Navidad ni reyes. Es muy doloroso".











www.tiempodetortuguitas.com.ar