57.4° F / 14.1° C

Periodico Quincenal | Tortuguitas | Malvinas Argentinas | Edición digital

 

 

Apuntes políticos ( 22/1/2017 )
DE AYER A HOY, LOS VERANOS DE CARIGLINO EN PINAMAR
Cuando era intendente, sus estadías en el exclusivo balneario eran centro de atención. Hoy, fuera del poder, la realidad es diferente.

Perfil bajo. Los días de Cariglino hoy en Pinamar

Cariglino pasa sus vacaciones 2018 en el exclusivo Pinamar. Un destino que eligió hace unos años, cuando advirtió que buena parte del peronismo no kirchnerista había elegido ese balneario como centro de la rosca veraniega.

Lo notable son los cambios que van de los veranos del Cariglino intendente a estos de su período postderrota. Las playas son las mismas, y la rosca política persiste, como lo demuestra el encuentro Massa-Menéndez. Pero las actividades del exjefe comunal distan muchos del atractivo que tenían hasta 2015, cuando era un hombre poderoso: veterano intendente del Conurbano y, nada menos, con pretensiones de candidatearse a gobernador.

Los movimientos playeros de Cariglino eran seguidos con atención por los medios. Abundaban sus encuentros con figuras importantes de la política: el cordobés de la Sota, por citar uno, o el mismo Massa. Y sus mesas de café (el Havanna, sobre la principal Bunge, o el Insbruck, sobre Libertador eran sus preferidos) hiperpobladas de dirigentes de distintos distritos, la mayoría de la estructura que apuntaló en su frustrada candidatura provincial, que iban a su encuentro como si se tratara de un verdadero un gurú de la política.

Es claro que todo cambió con la derrota de 2015 y su cada vez más acentuado corrimiento del eje de los que pisan fuerte en la política bonaerense. Los movimientos de Cariglino son hoy mucho menos ampulosos que los de entonces.

Instalado con su familia en su lujosa mansión de Cariló, el exjefe malvinense se maneja en un arenero Kawasaki 4X4 con camuflaje como el que usan los vehículos militares. Aun frecuenta los cafés más característicos de Pinamar (el Havanna sigue siendo de sus preferidos pero también sumó el Flowers Drive, en la avenida del Olimpo, en la muy paqueta zona del Golf). Pero sus mesas son bastante más solitarias. Es claro, ya no es el personaje todopoderoso de billetera generosa que atraía a cientos de excluidos del armado peronista no K.

Las imágenes hablan de por sí. Una foto de archivo publicada en esta nota lo muestra en mesa de café, rodeado de personas que lo observan interesados. Otra tomada esta semana lo exhibe solo.

En sus buenas épocas, Cariglino contaba con una interesante logística para su movida playera, lo asistía una corte integrada por: -Miguel Harari, su fiel escudero que lo acompañó 20 años como secretario de Gobierno e incluso compartió con él la detención de 13 días en 2003, en el marco de una causa por presunta corrupción; -el diputado provincial Hugo Oroño; y el poderoso exsecretario de Salud Hugo Schwab. Hoy todo eso no existe y sus días pinamarenses parecen haber tomado, definitivamente, una fisonomía familiar que se pierde entre la de cientos de turistas anónimos.

Algunos malvinenses que descansan en esas playas aseguran que lo vieron serio, distendido, de bajo perfil. Quizás añorando los tiempos en los que su presencia no pasaba tan desapercibida.

Luis Melillo

De archivo. Las mesas concurridas de los veranos cuando era intendente







www.tiempodetortuguitas.com.ar