86.7° F / 30.4° C

Periodico Quincenal | Tortuguitas | Malvinas Argentinas | Edición digital

 

 

Malvinas Argentinas ( 24/8/2018 )
CONFIRMAN CONDENA POR SECUESTRO EXTORSIVO Y ROBO
El hecho ocurrió en 2015, frente a un hotel alojamiento de Ruta 8. Un tribunal de San Martín condenó a 10 años a una mujer y Casación rechazó un recurso presentado por su defensa.

La Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal rechazó el recurso interpuesto por la defensa y confirmó la condena a 10 años de prisión impuesto a una mujer por un secuestro extorsivo y robo ocurrido en 2015 en Malvinas Argentinas, que había sido juzgado por un tribunal de San Martín.

El episodio se produjo el 17 de mayo de 2015, de madrugada. Un joven que venía en un Gol Trend por Ruta 8 paró en la banquina del hotel Miami, a la altura de la calle Alberti, en el límite entre Grand Bourg y Tortuguitas. Alli le consultó a una mujer por servicios sexuales. De imprevisto, la mujer y otros dos hombres lo abrodaron.

Dentro del auto lo redujeron, lo ataron de pies y manos, lo golpearon y lo ubicaron en el piso. Allí comenzó un periplo en el que pretendieron hacerle sacar dinero de cajeros. No lo lograron.

Después llamaron al hermano de la víctima, al que le solicitaron dinero para liberarlo. El pago del rescate tampoco se concretó. Entre medio, la banda habría intentado contactar sin éxito a un delincuente especializado en secuestros extorsivos.

Unas horas después el auto y su dueño fueron encontrados en la zona de Grand Bourg.

La mujer -identificada como Gisela Isabel Rodríguez- fue detenida, pero no así sus cómplices, que nunca pudieron ser identificados. Fue a juicio por los cargos de secuestro extorsivo y robo (se quedaron con dinero, el celular y otros efectos personales de la víctima) agravados por ser en poblado y en banda. La pena que le dio el Tribunal Oral federal 3 de San Martín -confirmada luego por Casación- fue de 10 años.

Según informó el portal de la Agencia de Noticias Judicial-CIJ, la sentencia de Casación -con los votos de los jueces Gustavo M. Hornos (como presidente), Carlos A. Mahiques y Ana María Figueroa- consideró que la existencia de numerosos elementos de prueba desvirtuaban la duda planteada por la defensa respecto a la participación en el hecho de quien resultó ser la única condenada.

Asimismo, señaló que resultaba acertada la calificación jurídica asignada al suceso y descartó la pretensión de la defensa de encuadrar el hecho dentro de los delitos de robo simple o extorsión.







www.tiempodetortuguitas.com.ar