68.4° F / 20.2° C

Periodico Quincenal | Tortuguitas | Malvinas Argentinas | Edición digital

 

 

Malvinas Argentinas ( 25/6/2018 )
A UN AÑO, RECLAMARON JUSTICIA POR LAS VÍCTIMAS DE SOUL DANCE
El encuentro se hizo en la rotonda de Grand Bourg, en el primer aniversario de la tragedia en Mendoza, que costara la vida a 14 personas.

A un año de la tragedia en Mendoza -que se cobró la vida de 14 personas, la mayoría menores de edad-, familiares de las víctimas de Soul Dance se reunieron este domingo por la terde en la plazoleta Bouchard de Grand Bourg. Un lugar que ya los había cobijado en los primeros días del trágico hecho, que tiene estrellas con los nombres de las víctimas en el pavimento.

Con velas encendidas en todo el perímetro de la plataforma de cemento del centro de la plazoleta, con pancartas, banderas y mucha emoción, se fueron sucediendo los testimonios de familiares, por momentos quebrados por el llanto.

El encuentro combinó el recuerdo de las víctimas y el reclamo de justicia. En este sentido, hubo referencias a la empresa familiar de los Pinelli, los encargados de transportar la delegación en un micro -luego se sabría- que no estaba habilitado para ese tipo de viajes y con deficiencias técnicas.

La abogada Carla Spagnolo, que patrocina a algunas familias, fue categórica: "Esto no fue una tragedia por una mala maniobra de un chofer, acá hubo una familia que en los días previos se dedicó a falsificar documentación para poner ese micro en la ruta y hay un Estado que no controló. La Justicia tiene la última palabra. Esto se pudo haber evitado porque ese micro no tendría que haber estado en la ruta".

Mucho más lejos fue Nilda Gómez, de Familias por la Vida, quien calificó la tragedia como "homicidio" y pidió "que los responsables vayan a la cárcel".

Mientras tanto, la Justicia mendocina sigue con la causa, pero sin imputados. La investigación adjudicó la responsabilidad a Damián Spinelli, el chofer que iba manejando el micro. Pero la acción penal en su contra se extinguió al morir en el acto, tras el vuelco. Los familiares pretenden que se impute a Jorge Spinelli, su padre, el otro chofer del viaje, que en ese momento iba de acompañante. Y que se juzgue también la responsabilidad del Estado, que permitió el tránsito interprovincial del vehículo.

Por último, se introduce otro elemento: algunos padres apuntan a la responsabilidad de los responsables del Instituto Soul Dance, como organizadores del viaje. "Ellos manejaron la plata que juntamos las familias... podrían haber contratado un mejor micro pero no lo hicieron por querer ganar más".







www.tiempodetortuguitas.com.ar