77.4° F / 25.2° C

Periodico Quincenal | Tortuguitas | Malvinas Argentinas | Edición digital

 

 

Tortuguitas ( 24/1/2018 )
RESISTIR A PESAR DE TODO
Los trabajadores de la exPlascar formaron una cooperativa. Hoy, la Justicia les retiró máquinas con las que iban a hacer paragolpes. Y Edenor les facturó 850 mil pesos de electricidad.

Los trabajadores de la exPlascar la empresa plástica con sede en el Parque Industrial Tortuguitas que en los últimos tiempos funcionó como Nowy Plastic S.A- defienden como pueden su fuente laboral.

Cuando en junio de 2018, la jueza en lo Civil y Comercial de San Martín, Verónica Vidal decretó la quiebra, a los 270 trabajadores de la planta Tortuguitas les adeudaban cuatro meses de sueldos, vacaciones y aguinaldos. Aun así, la fábrica se mantenía activa.

Tras la medida judicial, los trabajadores resistieron. Armaron una cooperativa de trabajo que se llama Emplast Coop. La integran 80 de aquellos 270 que la planta de Descartes al 4265 tenía en momentos de la quiebra.

La resistencia sigue, a pesar de todas las adversidades. Entre ellas, la mala situación de pymes y empresas de mayor escala. "Hicimos contacto con unas 150 empresas para ofrecerles nuestra producción, pero están todas muy mal", contó a Tiempo de Tortuguitas Alejandro Orfila, síndico de la cooperativa. Es que las políticas del gobierno nacional también afectan a las autopartistas.

En estos días, Emplast Coop había conseguido un contrato para hacer 3000 paragolpes de General Motors. Pero hoy se encontraron con una notificación judicial con la orden para retirar los moldes con los que se hacen ese tipo de pieza.

La orden fue llevada en persona por la síndica Mariana Cael Villalba. Al momento de editar esta nota, la funcionaria judicial coordinaba el operativo para retirar la maquinaria.

"Tratamos de resistir, hablamos con nuestro abogado... nos dijo que se había presentado una apelación pero que la jueza la rechazó", explicó Orfila. "Esos moldes eran la posibilidad de trabajo para estos días".

Por si todas estas adversidades no fueran suficientes, se suma el tarifazo. Este mes, la cooperativa recibió la factura de luz mensual con una cifra astronómica: 850 mil pesos.

"Y menos mal que no compramos materia prima... cuando hacemos los contratos nos proveen la materia prima y nosotros cobramos por nuestro trabajo y los gastos. Retiramos sueldos de acuerdo a las ganancias, pero muchas veces lo hemos resignado para pagar los servicios... Esta factura de 850 mil nos mata", concluyó el cooperativista.

Los trabajadores siguen resistiendo, pese a la crisis y la falta de respuestas del Estado. Muy lejos de los "brotes verdes" y las mejoras de los "segundos semestres".

 









www.tiempodetortuguitas.com.ar