Periodico Quincenal | Tortuguitas | Malvinas Argentinas | Edición digital

 

 

Verano político ( 13/2/2019 )
MARCOTE, EL MACRISTA QUE QUIERE DISPUTARLE LAS PASO A CARIGLINO
El concejal no oculta su intención de arrebatarle el título de candidato por Cambiemos al exintendente. Un diálogo para repasar los temas de la actualidad política nacional y local.

Divide su vida política entre su banca en el legislativo local y su intención de arrebatarle a Cariglino el título de candidato a intendente de Cambiemos. En pleno verano 2019, Néstor Marcote repasó una variada agenda de temas con Tiempo de Tortuguitas.

-Últimamente lo vemos mucho en la tele... ¿cómo es esa nueva faceta?

-Es algo que también a mí me sorprende, porque no tenía ninguna experiencia previa. Un día me llamaron para estar en Crónica y a partir de ahí siempre me llaman, de ese y otros canales. Es un gustazo estar en comunicación con los vecinos de Malvinas y de la provincia a través de esos medios.

-Le toca la más difícil al tener que defender al gobierno...

-Sí, porque generalmente hay muchos kirchneristas o gente de izquierda, pero el debate siempre enriquece. Mi punto de vista lo sostengo con lo que estoy convencido.

-Estamos ya entrando en el último año del mandato de Macri. De acuerdo a los indicadores de la economía, ¿se podría decir que el gobierno fracasó?

-Te corrijo, estamos empezando el último año del primer mandato de Macri (risas). Yendo a la pregunta, no, en absoluto. Hubo un cambio en 2015 que lo impulsó la gente y lo reafirmó en 2017. El gobierno enfrentó una situación económica de las peores que vivió la Argentina. Si el gobierno no hubiera tenido la representatividad democrática que tiene probablemente hubiera sido víctima de alguna situación política más problemática. Tuvo que enfrentar el brutal déficit del Estado, la crisis energética, y una estructura económica dependiente de las agroexportaciones. Y a eso sumado el aumento del petróleo, la sequía más importante en 90 años y la falta de financiación del déficit heredado hizo que haya que recurrir al auxilio del FMI, lo que aceleró el ajuste.

-Pero el gobierno tenía otro diagnóstico, que no describía una situación como esta...

-No se trata de diagnóstico sino de realidades. Hoy en la Argentina 21 millones de personas que cobran un cheque del Estado cada mes. Hay 8 millones de personas activas y productivas, en un régimen regular, que son los que soportan los recursos para que el Estado funcione. Esto es muy complicado y hace falta mucho tiempo para llegar a un Estado serio. Hace 4 años solo los perejiles iban en cana y hoy está cuestionado todo el sistema político y empresarial.

-Hoy los perejiles parecen ser los funcionarios del anterior gobierno...

-Es una visión sesgada. Hay que entender que es un puntapié inicial. Esto abre la puerta para que el actual gobierno sea cuestionado cuando termine. Tenemos que terminar con el "roban pero hacen". Incluso localmente muchos justifican gestiones dudosas... Hay que cambiar el sentido, ir hacia la no corrupción.

-Uno ve el debate Macri-Scioli hoy y de todo lo que prometía el presidente o no se cumplió o se hizo distinto. ¿Qué pasó?

-En los últimos 70 años el promedio de inflación fue del 53%. Es una estructura maquiavélica que hay que transformar, para llevar al país a un país serio y confiable. Estoy seguro que se va a lograr con este y los gobiernos que sigan. Hoy el país tomó otro rumbo.

-La eliminación del Fondo Sojero debe ser una medida difícil de justificar para usted, teniendo en cuenta que significó resignar varios millones para municipios como Malvinas.

-¿Pero cómo se iba a mantener si se reducen las retenciones? Eso tiene una realidad que es el origen...si no está el origen no puede estar el destino. También hay que entender otra cosa... 21 provincias en 2017 y 2018 tuvieron superávit. Hablar de la situación actual y la suba de tarifas es el caballito de batalla del antimacrismo. Lo entiendo porque estamos viviendo un ajuste que había que tener las pelotas para hacerlo y la legitimidad de este gobierno se lo permitió. Estoy convencido que son las bases para un país con crecimiento y desarrollo.

-Le iba a preguntar por el tarifazo, pero veo que le molesta...

-No, no me molesta. La tarifa es la misma, pero antes la pagaba el Estado y ahora el usuario. El Estado no tiene recursos para subvencionarlas y esto es parte de la contribución que tenemos que hacer para llegar a un equilibrio. Y hay que decir que a nivel local, el municipio no quitó su 10 % que va a la tarifas. La Provincia sí lo hizo.

-Vidal manejó la posibilidad de desdoblar las elecciones... ¿La figura de Macri es un lastre en la Provincia?

-No, son estrategias electorales que a veces se manejan. Pero a mí me interesa mucho Malvinas Argentinas y no puedo opinar sobre estrategias de la Provincia...

-Bueno, vamos a lo local entonces... ¿Por qué Vidal elige a Cariglino?

-Es culpa de los que estuvimos en Cambiemos hasta que apareció el exintendente ofreciéndose. Acá no se construyó, Cambiemos es una alianza nueva, sin referentes históricos. Yo empecé en 2007 con Martín de la Arena, pero somos todos amateurs, no tenemos una historia política. No hubo una continuidad y eso le dio la oportunidad a un personaje cuestionado como Cariglino, que tiene una fuerza política por los años que fue intendente y generó clientes y amigos. Una persona que pasó por todos los partidos políticos, creo que le falta el comunismo nada más. Es un hábil elusor de cuestiones judiciales...

-Usted va a competir en las PASO con él...

-Creo que hay que marcar una posición de cambio real, genuino y no corrupto, para ofrecerle al vecino una visión de largo plazo y no oportunista. Estoy convencido que el camino es un proyecto serio y a largo plazo de distrito, provincia y nación. Estoy convencido que puedo representar esos valores mejor que Cariglino. Después, será una decisión de los vecinos, no de la gobernadora. Si no logro serlo va a ser culpa mía, de nadie más. Pero quiero hacerlo.

-En Cambiemos Malvinas parece complicarse el camino por las divisiones que hay...

-Como decía un señor muy sabio, en Cambiemos somos como los gatos... parece que nos estamos peleando pero nos estamos reproduciendo (risas). Las peleas son sanas muchas veces...

-En el Concejo, desde la oposición, lo chicanearon muchas veces calificándolo como "el más oficialista de los opositores"...

-Cuando llegué al Concejo pregunté a varios qué tenía que hacer. Una señora que fue concejal me dijo "tenés que aprobar todo lo de la oposición y rechazar lo del oficialismo". Primero me miré al espejo a ver si tenía tanta cara de tonto y después pensé que esto no era así. Mi posición es apoyar lo que está bien y proponer una propuesta superadora a lo que no está bien. Puedo apoyar cosas del oficialismo y repudiar otras. Soy un fanático de la verdad. La verdad relaja, es liberadora. En mis votaciones hay incluso votos a favor del cariglinismo... O sea, los que me llaman así tienen una visión oportunista.

-Ya tiene un desafío difícil en ganarle las PASO a Cariglino. Suponiendo que las gana, le espera Nardini...

-Y también le gano (risas). Nardini es una buena persona, bien intencionado. No es poco lo que hizo, cambió una política de terrorismo de Estado por una de vinculación con el vecino, y tiene un gran equipo. Pero la gestión nunca terminó de arrancar. Se vinculó con mucho del viejo esquema y esto es parte de una filosofía histórica de gestión. No le quito los méritos pero faltan conceptos más modernos, pensando en futuro.

-¿Cuál de los proyectos que presentó en el Concejo lo dejó más satisfecho?

-Me preocupé mucho por la violencia de género y tomé conciencia. La realidad es que cualquier malvinense conoce al menos uno o dos casos y por eso trabajé en un proyecto. Hay 12 mil casos denunciados por año. Por eso presenté el proyecto para un hogar de tránsito para la víctima. Me lo rechazaron y me sentí dolido pero después vi con mucha felicidad que levantaron la bandera y se va a hacer. Eso es una gran satisfacción. También el proyecto de defensor del pueblo de Malvinas, que después se hizo pero con una delegación del defensor de la provincia, o la realización de un censo económico y muchos más.

-¿Qué temas le preocupan en Malvinas?

-Fundamentalmente la salud. Hay una gran estructura pero necesitamos prestar el servicio en cada localidad, con hospitales de 24 horas. Hay presupuesto para hacerlo. Un vecino que está a 10 cuadras de una estación, en calle de tierra, no llega al Trauma.

-¿Usted es un outsaider de la política?

-No sé, lo que sé es que soy un insider de Malvinas. Vivo en Malvinas, me levanto y respiro Malvinas, miro el cielo de Malvinas y vivo Malvinas.

Luis Melillo

 









www.tiempodetortuguitas.com.ar