Periodico Quincenal | Tortuguitas | Malvinas Argentinas | Edición digital

 

 

Tortuguitas ( 17/1/2019 )
LA PROTESTA CONTRA EL TARIFAZO SE HIZO SENTIR OTRA VEZ
Fue el segundo ruidazo en la localidad para oponerse a las políticas de ajuste del gobierno de Macri. El reclamo volvió a unir a vecinos y comerciantes.

Como había sido una semana antes, la comunidad de Tortuguitas hizo sentir este jueves a la noche su rechazo al tarifazo y a las políticas de ajuste del gobierno de Macri. La protesta se hizo al mismo tiempo que en Rosario se realizaba la segunda marcha de antorchas convocada por centrales sindicales, organizaciones sociales, agrupaciones barriales, cámaras empresarias y asociaciones de consumidores. La convocatoria local fue, otra vez, del colectivo Vecinos Autoconvocados de Tortuguitas.

Vecinos y comerciantes se concentraron en la principal Directorio, a metros del paso a nivel, en pleno centro de la localidad. Otra vez, la noche se llenó de ruido para expresar la bronca y el hartazgo por los aumentos que vuelven los servicios impagables. Una situación que ahoga a los sectores más vulnerables y que ya alcanza a amplios sectores medios.

Entre estos últimos, pequeños y medianos comerciantes, que también estuvieron presentes en el reclamo tortuguitense. "No se puede más con los aumentos, cada vez son más. Nos aprietan de todos lados y ya no se puede más. Cada vez lo sufrimos más porque nosotros vivimos del cliente y el cliente cada vez tiene menos plata. Y la única manera de que por ahí nos den bolilla es haciendo esto", contó Gastón, comerciante del centro de la localidad.

Entre los manifestantes, con sus clásicas pecheras, se divisaba un grupo de los Misioneros de  Francisco. "Somos un movimiento que está donde está la crisis para aportar nuestro compromiso, nuestra presencia con la imagen de la Virgen y de Francisco", explicó Ramón López, su referente en el distrito. "Como dice nuestro Papa, la fe y la lucha van unidas... por eso damos la pelea con nuestro pueblo, con los más humildes ante este ajuste criminal".

Otra vez, el ruido se expresó de maneras variada: golpeando una cacerola o bidones plásticos; con una murga o con las palmas; a los gritos o con cantitos.

Ya sobre el final, los manifestantes cantaron el Himno a viva voz. Fue, quizás, el momento más emotivo de la noche.

El reclamo volvió a hacerse sin el menor incidente. El tránsito pudo desviar por la calle Seguí. Desde autos y colectivos se sentían los bocinazos de adhesión. Es que todas las formas parecieron válidas para sonorizar un reclamo que trasunta agobio, indignación e impotencia.

Luis Melillo

(Foto Daniela Constantino)









www.tiempodetortuguitas.com.ar