Periodico Quincenal | Tortuguitas | Malvinas Argentinas | Edición digital

 

 

Malvinas Argentinas ( 4/4/2019 )
CARIGLINO DESCARNADO: "VOTEN A QUIEN QUIERAN, PERO VÓTENME A MÍ"
Se viralizaron videos en los que muestra su falta de compromiso con Cambiemos. Como en 2011 con Duhalde, el exBarón apuesta a su salvación personal.

El exintendente y una de sus polémicas frases en video

Cariglino otra vez polémico. En las últimas horas se viralizaron dos videos en los que el exBarón se muestra con el más descarnado pragmatismo, en su afán por volver al sillón del cuarto piso del palacio comunal local.

En uno, expresa: "No importa cómo le vaya al país, no importa quién es el presidente... solo importa que nosotros estemos en Malvinas. Porque nosotros, arreglar el país no lo vamos a arreglar, ¿no?. Entonces, tenemos la posibilidad de votar a Macri, a Cristina, a Lavagna, a Massa, a quien se te ocurra, lo que tenemos que cuidar es nuestro barrio". En el otro, dice: "Algunos me preguntan cómo le va a Macri o a la gobernadora y yo les digo miremos Malvinas".

Está claro que no se trata de un error o un exabrupto. Por el contrario, es una estrategia. Cariglino sabe que se le hace cuesta arriba defender el gobierno de Cambiemos. Sabe -lo lee en las encuestas y lo palpa en los encuentros con la gente- que su candidato a presidente no tracciona votos. Y por eso no duda en salir a despegar de él.

Es un estilo que puede llamar la atención hacia fuera, pero no en Malvinas. No es algo nuevo. Hace 8 años pasó por una situación muy parecida y actuó de la misma manera. En ese entonces, su salvavidas de plomo era la candidatura a presidente de Eduardo Duhalde. Tras pasar raspando las Primarias, lo abandonó y salió a inundar los barrios con boletas y tijeritas. Con un mensaje claro: hacia arriba voten a quién quieran, pero acá vótenme a mí.

Está claro que para Cariglino, la prioridad es su partido: el PC, el  Partido Cariglinista. Un espacio familiar, vecinalista, que construye las alianzas según la coyuntura y según lo que convenga a sus intereses. Y si no, vale recordar en 2015, cuando pasó de ser Frente Renovador a macrista y de macrista a Frente Renovador. Todo en menos de una semana y sobre el límite mismo del cierre de listas. Para depués a saltar al macrismo cuando él ya había perdido la intendencia y se venía el balotaje.

Hoy, envuelto en esta suerte de poliamor político (le robo la ironía al concejal Ariel Fernández, que la usó durante la sesión de hoy), Cariglino sueña con volver al poder. Y en su camino, no duda en apelar a su propio manual político: antes que nada, la salvación personal y de su grupo.

Hasta hoy, su camino parecía allanado. Pero en Cambiemos no cayeron bien sus videos. La estrategia cuentapropista podía funcionar, pero no viralizada. La cruda demostración de falta de compromiso hoy complica su situación.

Luis Melillo

 









www.tiempodetortuguitas.com.ar